Estudio de caso

Aeropuerto Internacional McCarran

Un aeropuerto de Las Vegas en rápido crecimiento confía en el software everRun® de Stratus® para evitar el tiempo de inactividad del sistema de seguridad y manipulación de equipajes

Situado en Paradise, Nevada, el Aeropuerto Internacional McCarran es el principal aeropuerto comercial que da servicio al Valle de Las Vegas. Dedicado a proporcionar excelencia en el servicio al cliente, en las instalaciones aeroportuarias y en la seguridad, McCarran es el 25º aeropuerto con más tráfico del mundo y el 9º de Norteamérica, con más de 42,9 millones de pasajeros al año. McCarran y las cuatro instalaciones de aviación general del Sistema Aeroportuario del Condado de Clark son propiedad del Condado de Clark, Nevada, y tienen un impacto significativo en la economía local, proporcionando 28.000 millones de dólares en producción económica, 8.000 millones de dólares en ingresos laborales y más de 201.000 puestos de trabajo al año.

Situación del negocio

El Aeropuerto Internacional McCarran mantiene una amplia infraestructura automatizada para ayudar a proporcionar una experiencia excepcional al cliente en un entorno seguro. Sin embargo, hace una década, el aeropuerto experimentaba con demasiada frecuencia paradas no planificadas de dos sistemas clave: el sistema de seguridad física Pegasys 2000 para el seguimiento de las tarjetas de identificación y el acceso a las puertas, la supervisión y las alertas dentro de las zonas seguras; y el sistema de gestión de equipajes Vanderlande (BHS) para el control de seguridad, el almacenamiento, la clasificación y el transporte del equipaje de llegada, salida y transferencia. Estas interrupciones requerían una costosa intervención humana para mantener los niveles de servicio al cliente, minimizar los riesgos de seguridad y garantizar el cumplimiento de los requisitos de la Administración Federal de Seguridad en el Transporte (TSA).

Cuando se producían fallos en el sistema Pegasys 2000, McCarran se veía obligado a desplegar personal para vigilar todas las puertas de las zonas seguras del aeropuerto y alertar al Centro de Control del Aeropuerto de cualquier posible problema de seguridad. Además de los costes de mano de obra del personal suplementario, un fallo del sistema podría dar lugar a multas y sanciones de la TSA, que podrían incluir el cierre de las operaciones de McCarran y las pérdidas de ingresos asociadas para el aeropuerto y las aerolíneas a las que sirve.

Una interrupción total o parcial del BHS aumentaba drásticamente el riesgo de que el equipaje de los pasajeros no llegara a tiempo y de forma eficiente al lugar adecuado, ya sea el avión correcto o el carrusel de equipaje. El tiempo de inactividad del BHS no sólo empañaba la experiencia de los clientes, sino que cualquier coste relacionado en el que incurrieran las aerolíneas, como la entrega de maletas mal encaminadas a los destinos de los viajeros, se cargaría al sistema aeroportuario del condado de Clark. Dependiendo de la duración y el momento de la interrupción, estos costes podrían acumularse rápidamente.

Dado que incluso las interrupciones breves pueden afectar considerablemente a la seguridad, a la satisfacción de los clientes y a los resultados, McCarran decidió implantar una solución de prevención del tiempo de inactividad para ayudar a mantener su sistema de seguridad física y BHS en funcionamiento todo el tiempo.

"Nuestra implementación del software everRun ha proporcionado un sistema muy estable. Ha mantenido los sistemas críticos en pleno funcionamiento cuando otras soluciones habrían fallado".
Rick Pearson
Administrador de Sistemas Departamental
Aeropuerto Internacional McCarran

La solución

Cuando se dispuso a seleccionar una solución para evitar el tiempo de inactividad, McCarran acudió a Johnson Controls, su proveedor de sistemas de seguridad física, para que le recomendara una solución de confianza. Johnson Controls sugirió que el personal de TI del aeropuerto implementara el software Stratus everRun , una solución tolerante a fallos diseñada para garantizar la disponibilidad continua de las aplicaciones basadas en Windows® en servidores x86 estándar.

A diferencia de las soluciones basadas en la recuperación que deben reiniciarse, everRun crea un entorno de aplicaciones completamente resistente para mantener el sistema de seguridad del aeropuerto y el BHS en funcionamiento incluso en caso de fallo del sistema o de los componentes. Utilizando una tecnología patentada, everRun combina los recursos físicos de dos servidores HP DL 380 montados en rack en un único entorno operativo con total redundancia de todo el hardware y los datos subyacentes. Las aplicaciones se ejecutan sin modificaciones ni scripts complejos, lo que reduce los costes de administración del sistema. Además, la supervisión de la disponibilidad con alertas proactivas de fallos proporciona una notificación cuando algo necesita atención para evitar interrupciones en el negocio.

La implementación de McCarran requería el despliegue del software en varios servidores físicos separados geográficamente por una milla aproximadamente. Utilizando Stratus everRun® SplitSite®, una solución de prevención de paradas en varios campus, el personal de TI del aeropuerto dividió el hardware del servidor de aplicaciones entre dos centros de datos separados en las instalaciones. La duplicación sincrónica de datos permite una conmutación por error instantánea en caso de desastres localizados, como inundaciones o cortes de energía.

"Una vez que los servidores están configurados y probados, everRun proporciona un sistema sin intervención que requiere poco o ningún mantenimiento. Cuando se produce un problema, no hemos recibido más que un apoyo constante por parte de los técnicos de Stratus , que van más allá de sus obligaciones para resolver los problemas y verificar el funcionamiento. En mi experiencia, no hay ningún otro producto que pueda igualar la estabilidad de everRun."
Patrick Benoit
Programador de sistemas II
Aeropuerto Internacional McCarran

Los resultados

Desde la implantación de everRun en 1999, el Aeropuerto Internacional McCarran no ha experimentado ningún tiempo de inactividad no planificado de sus sistemas de la marca Pegasys y BHS, lo que ha permitido al sistema aeroportuario del condado de Clark evitar los costes asociados a la mano de obra suplementaria, la pérdida y el desvío de maletas y las posibles multas de la TSA. Incluso cuando el aeropuerto abrió la Terminal 3 en 2012 -aumentando su capacidad potencial anual a aproximadamente 55 millones de pasajeros-everRun permitió al personal de TI escalar sin problemas los sistemas de seguridad física y de gestión de equipajes para cumplir con los requisitos ampliados, garantizando al mismo tiempo una disponibilidad continua.

Las ventajas de everRun se hicieron especialmente evidentes cuando, a principios de 2015, una importante fuga de agua inundó uno de los centros de datos del aeropuerto, provocando la caída de todos los servidores de esa ubicación. Sin embargo, gracias a la implementación de SplitSite, el sistema de seguridad física basado en everRun y BHS continuaron procesando en el segundo centro de datos sin interrupción.

Con everRun, los sistemas aeroportuarios críticos permanecen en funcionamiento de forma continua para una protección, cumplimiento y eficiencia constantes. Esta potente y fiable protección contra los tiempos de inactividad ha permitido a McCarran mejorar la experiencia de los clientes, al tiempo que ha contribuido a garantizar la seguridad permanente de sus instalaciones aeroportuarias.

Activos relacionados

Desplácese a la parte superior